Menú Cerrar

Los primeros consejos para un freelancer

Seguramente, por las expectativas en tu trabajo, deseos personales o simplemente por emprender el gran negocio que eres tú mismo, has escuchado el término “Freelancer”. No es una mala idea, pero debes tener en cuenta muchos aspectos para no naufragar por el iceberg de la desorganización. Un aspecto a considerar es que cada vez más la contratación de freelance en empresas se vuelve más popular. Esto es algo que es interesante tomar en cuenta. Analiza la estrategia que quieres tomar y compleméntala con tu toque personal. Sea cual sea el camino,

En este post, te comparto algunos consejos para aumentar tus probabilidades de éxito como freelancer.

1. Define tus talentos

Tal vez sea lo más obvio, pero es necesario empezar por algo así. Debes de saber qué servicios vas a ofrecer. No vendas algo que no eres, sé consciente de tus habilidades y conocimientos para que puedas ofrecerlo a tus clientes con total seguridad.

2. Define tu disponibilidad

Ya sea que trabajes una jornada completa, media jornada, o que te dediques por completo al freelance, necesitas definir el tiempo que estarás disponible para atender tus proyectos. Considera tus días libres y horas que no puedes negociar en los demás aspectos de tu vida.

3. Regístrate en plataformas para freelancers

Algunas plataformas como freelancer.com o lancetalent.com son geniales y te ayudan a administrar tus proyectos. Ellos mismos se encargan de contactar al cliente con el freelancer.

4. Haz de ti una marca

Cuando un cliente busca quién tome su proyecto, va a tratar de investigarte o de hacerse una imagen de ti antes de contratarte. ¿Será confiable? ¿La relación costo – beneficio es razonable? Todo eso es tu imagen que se proyecta al mercado. Actualiza tus perfiles sociales tanto personales como profesionales y ármate de una buena reputación.

5. Oferta tus servicios

Ya sea que trabajes en plataformas especializadas o lo hagas totalmente por tu cuenta, no está de más que seas un autopromotor desvergonzado. Aún así, para aceptar un proyecto asegúrate de entenderlo a la perfección, no olvides que el primer paso es el brief autorizado por cliente y proveedor.

6. Sé razonable con tus precios

Un freelancer debe hacerse cargo de sus propias finanzas y administrar sus recursos y su dinero. Encuentra un equilibrio entre tus precios, existen calculadoras en línea que te ayudarán a definir una tarifa por tus servicios. No menosprecies tu trabajo.

7. Trabaja de la mano de tu creatividad

¿En qué hora del día eres más productivo? Aprovecha esos tiempos de inspiración ahora que tú administras tu tiempo. Ya sea en la noche o en el día, o fines de semana, sé constante y disciplinado al establecerte un horario, pero no olvides de respirar aire fresco de vez en cuando. Al fin y al cabo, esto también implica libertad.

8. Aprende a decir No

Hay proyectos que, admitámoslo, son una verdadera pesadilla. Eso lo podemos notar desde la toma de los requerimientos o de las pláticas iniciales con el cliente. Si te percata que el proyecto te dará más problemas que beneficios, o si el cliente quiere pagarlo a un precio bajísimo, retomar proyectos en llamas a punto de quedar reducidos a cenizas, trata de cambiar las condiciones. Si no es posible, lo mejor es decir que no antes de que quedes inevitablemente mal con un proyecto, que lo único que hará es romper una buena relación cliente – proveedor y manchará tu reputación.

9. Alíate en el networking

Ya sea mediante plataformas, comunicación electrónica o bien que te sitúes físicamente en oficinas para networking, te permitirá obtener una perspectiva más amplia de los proyectos, clientes, técnicas y métodos para realizar cualquier trabajo. Además, siempre es necesario estar abierto al mundo. Un buen freelance es independiente, pero rara vez trabaja solo.

10. Promociónate

Sírvete de todas las plataformas y redes sociales para ello. Algo de publicidad en redes o en Google no estaría mal, pero sé muy específico para que puedas tomar sólo los proyectos que te interesan.

11. No olvides tu portafolio

Esto es básico. Conozco a muchos colegas que son excelentes diseñadores, pero no muchos tienen portafolio de trabajo en línea y debido a esto pierden muchos proyectos. Que no te pase a ti. Mantén tu portafolio actualizado con cada proyecto que termines.

12. Escoge tus herramientas.

Hay versiones gratuitas de herramientas para administrar tus proyectos, ya sea que colabores en un equipo de trabajo, seas líder de proyecto o realmente trabajes solo, es necesario contabilizar tus horas de esfuerzo y saber en qué las utilizaste. Te ahorrará muchos dolores de cabeza al momento de justificar tus horas al cliente.

13. Optimiza tus recursos

Tal vez el sueño de un freelance que está a punto de salir de su trabajo de oficina es trabajar cómodamente en un café, con una laptop de por medio y una cerveza o café a un lado. Sirve como distracción y cambio de ambiente muy sano, pero no lo es si se establece como rutina. No siempre logras concentrarte y el tiempo siempre es limitado (además de que siempre estarás a la expectativa de si el lugar cuenta con conexión a Internet o contactos eléctricos para tu equipo). Esos cuatro cafés a la semana pueden ser la diferencia entre pagar la conexión a Internet en tu propia casa.

14. Establece un presupuesto

Ligado a lo anterior, considera gastos de transporte, conexión a Internet, papelería, etc. Lo más sano es identificar tus costos totales como renta, agua, luz, servicios, todo lo que estableces en tu lugar de trabajo, pero si eres principiante, comienza por conceptos concretos. Tienes presupuesto por ejemplo, para pagar la conexión a Internet y el hosting y dominio de tu sitio web. Poco a poco, agrega al paso del tiempo los demás costos y saca tu presupuesto sobre lo que puedes gastar y lo que no, en relación con lo que estás ganando. Si lo haces todo de golpe puedes revolverlo y dejar de lado algo tan importante como establecer de manera controlada tu presupuesto.

15. Conoce los costos del proyecto

Ten en cuenta si las revisiones son presenciales, las horas aproximadas de esfuerzo, si es necesario contratar servicios adicionales, pagar recursos o cualquier otro concepto que el cliente usualmente no considera.

16. Trabaja siempre aunque no tengas proyectos

Siempre hay algo por hacer. Ya sea mejorar tu sitio, hacer benchmarking, autoestudio, o realizar proyectos para ti mismo. El caso es no aflojar el paso. Por ejemplo, si eres freelance diseñador y no te cae trabajo en algunos días, considera iniciar un blog de diseño. Te mantendrás al día, y es también una forma de captar clientes.

17. Actualízate siempre

El mundo no deja de rodar y tu mejor aliado siempre será tu ánimo de actualizarte en cuanto a las nuevas tecnologías. No dejes de aprender nunca. Siempre encontrarás cursos en línea gratuitos y muy buenos, en Google Actívate hay opciones muy buenas, y cientos de tutoriales de cualquier tema en YouTube.

18. Invierte en tu trabajo

Tarjetas de presentación, un sitio web, un par de cambios de ropa hasta cierto punto formales cuando visites a un cliente, tu fanpage en Facebook y en LinkedIn son básicos para lucir profesional. Una computadora decente para cumplir con los proyectos, teléfono celular al día, y la adecuación de tu espacio. Más adelante, si tu trabajo lo requiere, los espacios de coworking y oficinas compartidas pueden ser una buena opción. Recuerda que dependiendo de lo que inviertes, ya sea tiempo o dinero, es lo que obtendrás de tu esfuerzo.

Está claro que no existe una fórmula para predecir el éxito del freelance, sólo resta escuchar a quienes ya llevan camino recorrido y a eso darle tu propio toque personal. Intenta, aprende y vuelve a intentarlo, vuelve a aprender. Los proyectos alternos con empresas son los que pueden salvarte en meses de vacas flacas, no los desperdicies. Poco a poco tú mismo determinarás qué consejos son los que te sirven y los que no, pero lo importante es no claudicar. ¡Suerte y éxito, felices proyectos!

Abrir chat
1
¡Envíanos un mensaje en WhatsApp!
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?
Powered by